Así como Él es puro…

“Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” 1 Juan 3:3

Esperanza, una palabra importante que debe de estar en el vocabulario de cada cristiano. ¿Haz escuchado la expresión la esperanza es lo último que se pierde? Se usa para consolar, fortalecer y dar ánimos a una persona que esté pasando por una situación difícil. Se define esperanza como: confianza en que ocurrirá o se logrará lo que se desea. La expresión habla de que es lo último que se pierde, pero en el aspecto espiritual, en quién nosotros hemos puesto nuestra esperanza, nunca falla. Por lo tanto, nuestra esperanza, nunca se pierde, porque la fuente de la misma, es el Todo Poderoso, el Dios Altísimo.

El contexto del verso bíblico hoy, habla sobre la manifestación de los hijos de Dios, en ese evento que todos estamos esperando, cuando Jesucristo venga a buscar a Su pueblo. El Apóstol habla sobre esta manifestación y que para que ella ocurra, aquellos que tenemos esta esperanza, tenemos que purificarnos así como Él es puro. Cuando buscamos la definición en el original del texto, dice que el puro es igual a limpio, inocente, perfecto. Y el diccionario de español dice que puro es que no tiene mezcla de otra cosa o conserva su naturaleza original. O sea, que el Apóstol está hablando que para poder encontrarnos con el Señor y estar listos para el arrebatamiento, tenemos que ser puros (limpios, perfectos), sin mezcla de otra cosa que no sea santo, porque Él es puro, es Santo.

Vivimos en un tiempo donde muchos aspiran a irse con el Señor, pero no quieren pagar el precio. El Apóstol Pedro dice que seamos santos así como Él es santo (1 Pedro 1:16). La Palabra del Señor es clara y firme, no hay intermedios, si queremos llegar al cielo, tenemos que ser como el Señor. Quizás alguien pueda expresar, ¿pero ser como el Señor? Sí, ser como el Señor. La Biblia no dice que somos o seamos dioses, lo que dice que es que hay unas carasterísticas y cualidades que distinguen a aquellos que tienen la esperanza de estar con el Señor, y tenemos que cumplir con ellas. Así como Él es puro.

Devoción.org

¡Compártelo con otros!