Orad.

“Orad sin cesar.” 1 Tesalonicenses 5:17

En palabras sencillas, la oración es hablar con Dios. Es el medio de comunicación eficaz que Dios nos ha dado para poder comunicarnos con Él. Es una herramienta poderosa que si la utilizamos correctamente y conforme a la voluntad de Dios (1 Juan 4:14), veremos resultados gloriosos. A través de la historia de la Biblia vemos como Dios libró a Su pueblo de ejércitos enemigos y milagros grandiosos manifestados, todo esto a través de la oración, una comunicación efectiva con Dios. ¿Por qué usted cree que el enemigo de nuestras almas constantemente está buscando como distraernos para que no oremos? El sabe que el cristiano que ora, se somete a Dios y puede resistir al diablo, por lo tanto, el enemigo tiene que huir (Santiago 4:7).

El Apóstol Pablo es inspirado por Dios para escribir este verso bíblico, que es uno de los más cortos de la Biblia, pero que nos enseña como sobrevivir ante los tiempos finales. En este corto verso, no se nos está aconsejando que oremos, es un mandato, una obligación. En otras palabras, ¿quiéres sobrevivir?, tienes que orar.

Los tiempos cambian, más responsabilidades, trabajo, estudios, familia, etc., pero las prioridades del cristiano nunca pueden cambiar. Un cristiano que no ora, no tiene comunicación con Dios, por puede entender el propósito y plan de Dios para su vida, y está vulnerable a el ataque del enemigo y ser derrotado. La oración es esencial para la Salvación, si no tenemos comunión con Dios, estamos diciéndole a Él, no me interesa conocerte, saber de tí, ni siquiera hablar contigo.

El Apóstol no sólo dice que tenemos que orar, sino, que hay que hacerlo sin cesar. Sin cesar es hacer algo continuamente. Esto no significa que tenemos que estar arrodillados 24 horas, 7 días a la semana, lo que nos enseña es que no detengamos nuestra comunicación con Dios, aún vayamos de camino al trabajo, escuela, o en cualquier lugar que nos encontremos, podamos alabar y glorificar a Dios, y tener plena confianza de que Él nos oye. En la medida que nuestro Señor se acerca a buscarnos, nosotros como Iglesia tenemos que acercarnos más a Dios, no quitarle tiempo, sino, darle más. Prioridades.

Devoción.orgs

¡Compártelo con otros!