Viviendo en Su voluntad…

“Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.” Salmos 127:1

Muchas personas cuando está por terminar un año siempre hacen lo que se conoce como resoluciones de año nuevo. Estas son promesas que se hacen para cambiar en algo, cumplir metas, sueños, etc. Hay quiénes lo logran, y al final del año pueden decir que cumplieron con las mismas, pero hay otras que no. Hacer planes, fijarnos metas, tener sueños, todo es bueno, siempre y cuando sea conforme a la voluntad de Dios.

Cuando le entregamos nuestro corazón a Jesucristo y lo hicimos Señor y Salvador de nuestra alma, le entregamos nuestra voluntad. Antes, hacíamos lo que queríamos, vivíamos conforme a nuestras pasiones, pero una vez tuvimos una experienca personal con Dios, todo cambió. Ahora todo lo que queremos es vivir en Su voluntad. Lo que queremos es agradar a Dios en todo, porque le amamos, porque estamos agradecidos de Su perdón y sacrificio en la Cruz del Calvario.

El Salmista siendo inspirado por Dios nos habla en este verso bíblico de la importancia de que la volutand de Dios siempre sea una prioridad en nuestras vidas. La voluntad de Dios NO es para que se amolde a nuestras vidas, sino, nosotros amoldarnos a Su volutad. Dice el Salmista que es en Vano, construír o velar, si Dios no es quién lo hace. Vano significa: falto de realidad, sustancia o entidad, hueco, vacío y falto de solidez. En otras palabras, podemos tener muchas metas, sueños, resoluciones, etc., pero si Dios no está en ellos, si no es la voluntad de Dios, es en VANO. Entonces ¿cómo yo se si estoy viviendo en la voluntad de Dios? Si Dios es primero siempre para cualquier cosa, si siempre oro a Dios para que se haga como Él quiere, si tengo comunión con Él, y mi meta y sueño siempre es agradarle a Él por encima de todas las cosas. Jesús nos contesta la pregunta de la siguiente manera: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

Devoción.org

¡Compártelo con otros!