Como el Monte de Sion…

“Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, Que no se mueve, sino que permanece para siempre.” Salmos 125:1

Este Salmo comienza con una expresión de confianza y compara a aquellos que confían en Jehová como el Monte de Sion. El Monte de Sion es una montaña en Jerusalén donde fue construído el Templo. Los profetas y poetas de la Biblia hablan de Sion para referirse a toda Jerusalén. En otras palabras el Salmista está diciendo que aquellos que confían en Jehová son como Jerusalén, que ha permanecido de pie a pesar del tiempo y al día de hoy sigue ahí. Mientras muchas ciudades de Medio Oriente que en aquel tiempo fueron importantes y reconocidas en todo el mundo conocido, hoy ya no están. Mientras, Jerusalén sigue estando ahí.

El Señor quiere que hagamos más fuerte nuestra confianza en Él para poder permanecer firmes ante los tiempos que vivimos. La segunda parte del verso, dice que no se mueve, sino que permanece para siempre. Es como la parábola que Jesús le dice a sus discípulos, sobre aquellos que oían y creían a Su palabra, Él los comparaba con un hombre que había edificado su casa sobre la roca, que vieno el viento, tormenta, pero la casa de este hombre no cayó. En cambio, hubo otro que construyó su casa sobre la arena, cuando vino la tempestad, su casa cayó y fue grande su ruina (Mateo 7:24-27). Esto habla de la importancia de nosotros mantener nuestra confianza y fe en el Señor, que lo que Él ha hablado, no importa cuanto tiempo pase, el Señor lo cumplirá.

Permanecer para siempre, una promesa que habla de vida eterna. Nuestra confianza en el Señor fortalece nuestra vida y nos hace firmes para poder seguir esperando Su venida por nosotros, así como Él lo ha prometido. No te canses de confiar en Él, aumenta tu fe, y recibirás la recompensa.

Devocion.org

¡Compártelo con otros!