Retén lo que tienes…

“He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.” Apocalipsis 3:11

En un momento dado el Rey David pecó contra Dios y después de haberse humillado y pedido perdón, aún así tuvo que enfrentar las consecuencias de su pecado. Vemos en el Salmo 51 la oración y súplica de parte del rey para con Dios pidiendo perdón por sus pecados. En los versos 11 y 12 David expresa algo muy importante y es lo siguiente: “11 No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu. 12 Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente.” Estos versos hablan de la preocupación que tiene David de no ser echado de la presencia del Señor y que Dios le devuelva el gozo de la salvación.

Nosotros como Iglesia del Señor que también tenemos la bendición y el privilegio de estar en la presencia del Señor, tener comunión con Él y sentir el gozo de la salvación, debemos de seguir el consejo que el Señor nos da en el verso bíblico de hoy. Retén lo que tienes… Cuando vemos la definición de retener, nos habla de conservar, cuidar, asegurar, tener cuidado. El Señor nos dice que Él viene pronto, por tanto tenemos que cuidar lo que Él nos ha dado, la salvación, que le costó precio de sangre, y su sacrificio en la Cruz del Calvario. Hay personas que aún siendo cristianos no valoran lo que Dios les ha dado y por ende no cuidan lo que tienen. Hoy más que ayer debemos de retener lo que tenemos.

Un punto final que Dios establece en este verso es que debemos cuidar y conservar lo que tenemos, para que ninguno tome nuestra corona. El Señor nos ha prometido una corona por recompensa, la corona es tipo de victoria, ser vencedores por medio de Cristo. En otras palabras, si no nos cuidamos y perdemos la salvación, no obtendremos la corona, seremos derrotados. No hablemos de derrota, hablemos de victoria, pero para esto, debemos mantenernos firmes y fieles a lo que el Señor ha establecido en Su Palabra y así podremos verle cara a cara y recibir Su recomenpensa. Retén lo que tienes.

Devocion.org

¡Compártelo con otros!