Pidiendo a Dios sabiduría…

“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” Santiago 1:5

Queremos comenzar esta Devoción Diaria definiendo lo que es sabiduría. Según el diccionario de español sabiduría tiene dos definiciones principales: (1) Conjunto de conocimientos amplios y profundos que se adquieren mediante el estudio o la experiencia. (2) Facultad de las personas para actuar con sensatez, prudencia o acierto. Dentro del aspecto espiritual la sabiduría tiene que ver con las definiciones dadas pero desde los siguientes puntos de vista: (1) Conocimiento adquirido por el estudio de la Palabra (Juan 5:39) y las experiencias que tenemos con nuestro Señor a través de una búsqueda sincera y apasionada. (2) En la medida que logramos obtener lo primero que hemos mencionado, vamos a poder actuar con sensatez, prudencia y acierto.

Ya habiendo definido lo que es la sabiduría, vamos a ver cómo comienza en nosotros. La Palabra dice en el libro de Proverbios 1:7 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.” Para que pueda haber sabiduría tiene que haber “temor a Jehová”. Este temor, no se refiere a “miedo”, sino más bien a respeto, sujeción y obediencia. El simple hecho de tener temor a Jehová demuestra que hay sabiduría en nosotros, porque hemos escogido la vida y no la muerte, la luz y no las tinieblas. Esto habla de poder discernir entre el bien y el mal, saber escoger lo bueno y no lo malo.

En el verso bíblico de hoy el Apóstol Santiago nos insta a pedirle a Dios sabiduría, si alguno de nosotros tiene falta de ella. Debemos ser sinceros con nosotros mismos, ¿actuamos con sensatez, prudencia y acierto? ¿tomamos desiciones a la ligera y no consultamos a Dios? ¿aprovechamos bien el tiempo? ¿tenemos claro el orden de prioridades? Si la respuesta a estas preguntas es negativa, estamos faltos de sabiduría. Reflexionemos en este día y pidamos a Dios sabiduría para poder agradar a Dios. En la medida que hacemos esto, Dios será glorificado y nosotros seremos bendecidos. Paz.

Devocion.org

¡Compártelo con otros!