Lo que se ha de manifestar…

“Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.” Romanos 8:18

El Apóstol Pablo le está escribiendo a una Iglesia que está pasando por diversas pruebas y tribulaciones. Sabiendo el Señor que la gran persecución por el Imperio Romano estaba a punto de comenzar, utiliza al Apóstol para darle a la Iglesia esta palabra de fortaleza y esperanza. Dicha persecución duraría por más de dos siglos, dónde muchos cristianos murieron como mártires por causa del Evangelio de Jesucristo.

El Señor le estaba diciendo a los hermanos de Roma que no importa lo que ellos estuviesen experimentando, resistieran y confiaran en Él, las pruebas presentes y futuras eran temporeras, pero la gloria que les esperaba como recompensa iba a ser enterna. El Señor le dice a la Iglesia de Corinto algo parecido “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;” (2 Corintios 4:17). En otras palabras, no te desenfoques, que lo que estás pasando no nuble la Gloria postrera. En cambio, Dios nos hace un llamado a gozarnos en medio de las prueba (Santiago 1:2-3). 

Así como nuestros hermanos en el pasado pasaron por pruebas y tribulaciones, nosotros en el tiempo presente lo estamos. El obtener la recompensa va a depender de la actitud con la cual enfrentemos las mismas. Así como Policarpo obispo de la Iglesia de Esmirna cuando enfrentado y amenzado de muerte si no negaba a Cristo dijo: ochenta y seis años hace que sirvo al Señor Jesucristo, y nunca me ha hecho mal alguno. ¿Como podre blasfemar en contra de mi Rey, quien me salvo? Los verdugos encendieron el fuego. Las llamas lo cubrieron por completo, pero milagrosamente no se quemo. Aquellos que observaron el espectaculo dijeron: “En medio del fuego, su apariencia no era como la carne que se quema, sino como el oro y la plata que se purifica en un horno. Y percibimos un aroma tan dulce, como el de un incienso o alguna otra especie aromatica de gran precio” (extracto del libro Locos por Jesús).

Lo que ha de manifestarse es glorioso, persistamos en lo que hemos creído y veremos la recompensa (Apocalípsis 2:10).

Devocion.org

¡Compártelo con otros!